Si a mi lo que me gusta es leer

Si quieres educar bien a un niño, rodéale de libros. Nunca agradeceré lo suficiente a mi madre, amante de la lectura, que me transmitiese la pasión, que ha llegado a ser patológica, por los libros.

Este fin de semana, de visita en Madrid, me acerqué a la Librería La Central en Callao, Para mí ésta es la mejor librería de Madrid, por sus grandes fondos, su magnífica sede y las recomendaciones y atenciones de sus libreros.

Estaba allí en su segunda planta echando un vistazo a unos libros de filosofía. Me encontraba cerca de las escaleras. Vi que subía una niña, de aproximadamente diez años, fatigada y resoplando de la mano de su padre. Éste la requirió para que acelerase el paso a lo que respondió “es que la escuela me atrofia”. Al escucharlo no pude más que girar la cabeza y, al cruzar la mirada con su padre, sonreír. El progenitor que debía guardar las formas le recordó, “si en el colegio no haces nada”, ella tratando de descargarse de la acusación contestó molesta “si a mí lo que me gusta es leer”.

Y es que desgraciadamente en la escuela no se lee. Nos privan de uno de los grandes placeres obligándonos a hacer caligrafía, memorizar o aprender métodos.

Al rato salía sonriente junto a su padre. Ambos iban cargados de libros y leyendo ya alguna de sus nuevas adquisiciones. No todo está perdido.