Close

Patri, el hombre de la casa.

Llego tarde. Debí escribir este post hace un año. A principios de marzo del 2017, Patricio Moreno Ruiz, “Patri”, colgó las botas como jugador de fútbol en el equipo de su vida para sentarse en el banquillo junto a Juancho Pozo tras la marcha de Emilio Sosa.

Esta tarde, en un descanso de mis trabajos jurídicos, me he puesto a curiosear en la red sobre el importante partido de mañana del Deportivo para jugar la liguilla y por qué no ascender a la Segunda B. He comprobado, no sin cierta sorpresa, que faltaba  en la red un pequeño homenaje al centrocampista dombenitense que tanto viene dando al club.

Me he aficionado a la tercera extremeña y al Don Benito gracias, como tantas otras cosas, a mi padre. Además, esta temporada he tenido la oportunidad de aprender de fútbol sentado cerca del que ahora es nuestro director deportivo. Hasta he comenzado, una vez introducido en el terreno, a fantasear con la posibilidad de escribir un volumen de la colección Hooligans ilustrados de la editorial Libros del K.O. sobre el equipo de mi ciudad.

Patri fue un mediocampista espigado y rápido que se movía por la zona izquierda del campo con elegancia. Jugó en Segunda (Almería, Poli Ejido y Hércules) y en Segunda B (Alcoyano, Alicante o Cerro de Reyes) hasta llegar para quedarse en el 2011 al Don Benito. Ha sido uno de los principales puntales, tanto dentro como fuera del campo, de nuestro Deportivo en los últimos años. Protagonizó un momento histórico al coincidir en el terreno de juego con su hijo vistiendo ambos la zamarra calabazona.

Entregado, con pasión, con buenas formas y demostrando ser un gran tipo ha dejado huella en el Vicente Sanz y continuará haciéndolo en los despachos. A ver si con un poco de suerte, con goles de Abrahán Pozo y Amornl, las zancadas de Diop, la garra de Gonzalo y las internadas de Trinidad y las paradas de Sebas Gil en Segunda B.

¡Aúpa Deportivo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *